lunes, 14 de octubre de 2013

El virus del emprendedor

 

 Como buena StartUp el emprendedor es el motor del negocio, con un carisma especial que comúnmente se identifica por el brillo en los ojos cuando hablamos de nuestras ideas, proyectos, clientes... aunque si solo nos fiásemos de esto cualquier viernes o  jueves por la noche a altas horas de la madrugada encontraríamos muchos...;)

Lamentablemente ese carisma que convierte en superhéroes a gente normal, creando empresas, empleo, riqueza en el país, y que son muy tercos para rendirse a pesar de que todo esté en contra... no abunda y recuerda al de un español típico del siglo XV al XVII... ¿Verdad?


Lenin, cuando ya veía su fin cercano y reconociendo que su revolución no había cumplido sus expectativas y había supuesto, y supondría, la terrorífica masacre de enormes masas de población dijo: "es demasiado tarde para cambiar ahora: nos harían falta diez Franciscos de Asís", como única solución para recuperar una sociedad. En España no harían falta diez San Franciscos de Asís para dar un vuelco a la dramática situación económica y de empleo, pero si 10 emprendedores que consigan hacer triunfar su empresa y preparen el camino para otros 100.


En este último año se han generado más de 10 nuevas incubadoras, aceleradoras o “sitios” donde ayudar al emprendedor a realizar su sueño. Muchas desde un afán desinteresado y altruista,  y otras con un interés claro de realimentar el circuito de inversión de ciertos inversores. Ambas totalmente loables aunque la segunda, si tiene éxito, en vez de fomentar el emprendimiento está introduciendo un virus en el sistema al desenfocar al emprendedor y en vez de luchar por desarrollar un servicio o producto innovador o diferencial y conseguir clientes, les convencen de que deben crear algo que enamore a un inversor. Esto desenfoca más del negocio que ningún otro factor a un emprendedor. Además, el inversor o Business Angel (BA) español  (que nada tiene que ver con el original americano) tiene muy claro lo que busca, y no es precisamente un negocio perdurable, ya que ellos no permanecen en la compañía y les basta con hacerlas mediáticas y “vendibles” a otros. La consecuencia es que los emprendedores identifican el “éxito” rápidamente cuando ven que cierto BA entra como inversor de otra startup, en vez de fijarse en los clientes que consiguen.

Esto, aunque no debería suponer un factor negativo acaba convirtiéndose en un virus pues el entorno no ayuda a fabricar grandes empresas sino empresitas, sin grandes innovaciones, preferiblemente de poco esfuerzo tecnológico o de recursos, con una vida media de 3 a 5 años… al cabo de los cuales el BA o vende o salta, abandonando la inversión… en el mejor de los casos, dejando a ese emprendedor bastante perplejo.
Muchos emprendedores que han pasado por esta etapa reconocen que podrían haber logrado lo mismo sin esos BA que poco les aportaron, ya que el tiempo invertido en conseguir atraerles fue largo y a la postre poco rentable para la Compañía.
Para nosotros cual ha sido la clave: El talento del equipo que hemos conseguido atraer para desarrollar una tecnología y unos servicios diferenciales en el mercado.


www.jaratech.com
www.aimcandidate.com
www.shakingjobs.com
www.aimleads.com

No hay comentarios: